Latest news

Aragón en el Día Europeo de la Protección de Datos

LA CIUDADANÍA CADA VEZ CONFÍA MÁS EN QUE LAS CIENCIAS SOCIALES FAVOREZCAN UN DESARROLLO TECNOLÓGICO QUE SEA COMPATIBLE CON LA NATURALEZA HUMANA

Ser empresario en el siglo XXI es un ejercicio de adaptación continua al entorno y de superación a los desafíos que el mismo conlleva. Entre dichos desafíos sin duda destaca la utilización de la información como un elemento clave de competitividad que puede determinar no solo los resultados empresariales sino la propia subsistencia de la empresa.

En los últimos tiempos estamos constatando una convergencia entre la problemática empresarial y la que tiene que afrontar la ciudadanía en su relaciones con el Estado o con otros particulares. No hablamos únicamente de uso de la información en general, sino de forma muy específica de la información personal que aparece como un condicionante esencial en el desarrollo de cualquier actividad económica pero también en nuestra vida cotidiana.

Lejos parecen quedar ya los problemas que surgieron con la necesidad de cumplir la normativa de protección de datos, tales como qué documentación debía cumplimentarse o qué medidas de seguridad había que implementar para que por inexplorados suponen evidentes riesgos pero que, a la vez, generan enormes e interesantes posibilidades.

Pero con todo y con eso, el futuro que nos espera no puede resultar más apasionante, siempre que no menospreciemos peligros como los anteriores y pongamos remedio a cada uno de ellos.

Entre estos remedios podemos recordar que el 28 de enero de cada año, los Estados miembros del Consejo de Europa y las instituciones de la UE celebran el Día de la Protección de Datos y que marca el aniversario del Acuerdo de protección de datos del Consejo de Europa, conocido como “Convenio 108” y que fue la primera ley internacional vinculante sobre los derechos de los individuos a la protección de sus datos personales.

Por otro lado las propias instituciones como la Agencia Española de Protección de Datos actúan en defensa de los ciudadanos aportando criterios y soluciones de gestión para que el tratamiento de datos personales se realice de forma adecuada.

Esto se lleva a cabo en otras ocasiones dando cauce a nuevas iniciativas como el recienPXHERE

Continúa la lucha por la defensa de los derechos de los individuos a la protección de sus datos personales. llamada “Declaración de Zaragoza” a través del Laboratorio Europeo de Inteligencia artificial que busca establecer una deontología en el diseño y la interacción con los sistemas inteligentes y al que ya tuvimos ocasión de referirnos desde estas páginas, al igual que lo hicimos sobre la llegada de los servicios de la multinacional Amazon Web Services (AWS) que ha creado precisamente en Aragón la nueva Región AWS

Europa constituida por tres Zonas de Disponibilidad y que será la séptima de AWS en Europa, uniéndose a las existentes en Dublín, Frankfurt, Londres, París, Estocolmo y Milán.

Desde el punto regulatorio las competencias aragonesas son limitadas pero no inexistentes y cada vez se echa más en falta el desarrollo definitivo del artículo 75, 5ª de nuestro Estatuto de Autonomía de creación de una Agencia Aragonesa de Protección de Datos que tenga como fin, no solamente las cuestiones meramente administrativas y que ya resuelve la Agencia Española, sino que resulta imprescindible que en este contexto que se nos presenta, se acerque a nuestras empresas un órgano en el que apoyarse ante los desafíos a los que ya se ha hecho referencia para que se pueda responder de forma adecuada a los mismos. No resulta de recibo que en plena inmersión tecnológica los empresarios aragoneses tengan que gestionar cuestiones clave, sobre todo en materia de protección de datos sin contar con un órgano con el que cuentan comunidades autónomas como Andalucía, Cataluña o Euskadi, lo que los sitúa en clara desventaja competitiva. Como ya tuvimos ocasión de indicar Aragón ya cuenta con una estructura administrativa y tecnológica que con relativamente poco esfuerzo podría asumir esta competencia de forma satisfactoria.

No podemos finalizar sin recordar la necesidad de que nuestro territorio se vertebre de forma adecuada en el uso de la tecnología ya que se trata de un expreso mandato de nuestro Estatuto de Autonomía que obliga en su artículo 28 a los poderes públicos aragoneses fomentar la investigación, y el desarrollo así como una innovación científica, tecnológica y técnica de calidad, promoviendo las condiciones para garantizar en el territorio de Aragón el acceso sin discriminaciones a los servicios y tecnologías den la información y la comunicación.

aralegisAragón en el Día Europeo de la Protección de Datos